Raúl Mestre

La trayectoria en el poker del jugador Raúl Mestre tuvo sus comienzos en el año 2005. Como muchos otros jugadores profesionales, Raúl estaba estudiando su carrera (concretamente el tercer curso de Ciencias Químicas). Como estudiante era “aceptable”, según sus propias palabras, y sus aficiones pasaban por la práctica del deporte, ciertos juegos de ordenador y cómo no, los juegos de cartas.
 
Durante el verano posterior a la finalización de los exámenes del 2005, Raúl Mestre entró en contacto con el mundo del poker a través de un amigo que estaba aficionándose al juego por aquel entonces. La curiosidad pudo con Raúl, que se planteó aprender a jugar para así intentar conseguir ingresos extra.

Cabe destacar la lentitud con la que se sucedieron las cosas en los comienzos. Raúl sólo jugaba a una mesa, y además era consciente de todo lo que tenía que aprender; aún así, su progreso fue notable, logrando ascender desde 0,25/0,50 hasta 15/30 en poco más de seis meses. Fue en estos momentos iniciales cuando Mestre se planteó que jugando al poker era posible ganar mucho dinero sin necesidad de estar entre las estrellas mundiales del juego. El concepto era muy simple: hay gran cantidad de personas que están esperando una oportunidad para jugarse su dinero… Sin saber en absoluto lo que estaban haciendo. Raúl se tomó en serio el juego por vez primera y decidió cambiar de sala para así poder tomar parte en más de una mesa al mismo tiempo. Los análisis de las estadísticas mediante el uso de programas informáticos fueron una ayuda crucial para conseguir mejorar su juego, y poder conocer mejor el de sus contrincantes.

En la actualidad, Raúl ha abandonado su carrera de químicas, de la que aún le quedan unos años para terminarla (y que, según él, ahí está esperándole…); su pasión y fuente de ingresos actual se centra, cómo no, en el poker. También es asiduo practicante de ciertos deportes como el baloncesto y el fútbol. Como profesional de las mesas de juego, Raúl está convencido que la disciplina es la mejor cualidad de un jugador de poker, seguida por la capacidad para analizar y observar el juego y a los rivales. El aguante mental también es crucial para sus éxitos.

Según sus palabras, su mejor racha ha durado unas quince sesiones consecutivas, aunque reconoce que no suele dar importancia a este tipo de cosas. También considera que, dependiendo de las mesas donde se juegue, para convertirse en jugador profesional es necesario un bankroll de 800BB para Limit Full Ring y 1500 para Limit Shorthanded. En el caso de jugar No Limit, Raúl recomienda 30 Buy Ins para mesas de juego conservador, y 100 para mesas con práctica de juego más agresiva.

Actualmente tiene el proyecto de participar en el EPT con el Equipo Unibet. Su meta; conseguir entrar por lo menos en una mesa final. Algo complicado, reconoce, pero seguramente Raúl pondrá todo su empeño y sus conocimientos en lograrlo.