Javier Tazon MuckeDBoY

“MuckeDBoy” es el peculiar sobrenombre de Javier Tazón, un jugador procedente de Santander que actualmente lleva algo más de dos años y en el mundo del poker, aunque sólo lleva un año y medio jugando como profesional. Este español, que suele practicar poker shorthanded aunque tampoco desprecia el fullring (estilo de juego al que califica como demasiado nitty o básico), es un habitual de las mesas online, que prefiere con mucho a los torneos en vivo. Javier se enorgullece sobre todo de no haber perdido ningún mes desde que comenzó a jugar, y su meta, como es lógico, es poder hacer una caja importante participando en un gran torneo. Desde su habitación, y a través de su ordenador con dos pantallas, “MuckeDBoy” dedica entre tres y cuatro horas de su tiempo habitual al juego del poker, los siete días de la semana de ser posible. El resto del tiempo, Javier compagina el juego con otras aficiones menos hogareñas y más sociales, como jugar al mus (cómo no), al baloncesto o acudir al gimnasio.

Habitual de las salas Pokerstars (las únicas en las que juega) y siempre cash fuera de los torneos, este jugador que no se declara supersticioso prefiere con mucho la modalidad de juego online. Admirador de Patrick Antonius, y dentro del territorio nacional, de Thalai, su objetivo prioritario es el dinero, aunque reconoce que la fama es muy útil a la hora de conseguir patrocinadores.

“MuckeDBoy” llegó al poker, al igual que muchos otros jugadores online, a través de un popular juego llamado Starcraft. La cantidad de habituales de este juego que se pasaba a las mesas online de poker le hizo plantearse su propio traslado, sobre todo por la posibilidad de aprovechar las habilidades obtenidas en algo mucho más rentable. Javier llegó pronto a la conclusión de que jugar al Starcraft de forma intensiva era en realidad una pérdida de tiempo, y en compañía de un amigo decidió dar su salto al poker. El primer paso fue consultar por Internet las reglas básicas del juego para después pasar a conseguir bonos gratuitos, a través de los cuales conseguir dinero real de juego. Comenzó una época de pequeñas estafas y trampas, creando gran cantidad de cuentas, haciendo desaparecer cookies… El problema era que, al jugar siempre fuera de bankroll, solían terminar en plena bancarrota. El juego profesional, obviamente, les pedía que arriesgaran un presupuesto, por lo que sin tener casi idea del juego, Javier decidió comenzar con 100 dólares y jugando NL5. Su reconocida impaciencia, un defecto fatal para cualquier jugador de poker, hizo que pronto subiera de límite; una pésima administración y un juego típico de novato consiguió dejarle de nuevo en cero, lo que hizo que “MuckeDBoy” abandonara la práctica del poker durante un tiempo (aunque siguió informándose sobre el juego a través de distintas páginas y foros de Internet).

El descubrimiento de Everest Poker fue crucial para la vuelta de Javier a las mesas online. En este sitio, el jugador español localizó torneos de diez personas con buy-in de cero dólares y pequeños premios de 0,05 dólares para el vencedor; segundo y tercero se llevaban 0,03 y 0,02 dólares cada uno. De nuevo regresó “MuckeDBoy” al mundo del poker, esta vez jugando en todos los torneos gratis que le era posible. Su estrategia era la siguiente: acumular 0,20 $, intentar doblar la cantidad en alguna mesa y seguir incrementando el monto poco a poco hasta obtener un buen capital para comenzar a jugar.

La buena suerte de esta primera temporada hizo que consiguiera acumular 700 dólares en tan sólo cuatro días; esto fue de nuevo su perdición. Javier pasó la noche en vela pensando en hacerse millonario jugando al poker, sin tener en cuenta que la buena suerte había tenido mucho que ver con su triunfo. Al día siguiente pasó a jugar completamente outbankrolled , cometiendo serios fallos y jugando ML200 y NL100, y de nuevo perdió todo su dinero. Estos fallos hicieron que “MuckeDBoy” aprendiera poco a poco a dominar su impaciencia y a establecer una estrategia de juego, y hoy día su aprendizaje le ha convertido en jugador online profesional, que vive de la práctica del poker y que ve cómo su fama se acrecienta día a día.